Recetas con queso: mini hojaldres de solomillo y queso de cabra

Recetas con queso: mini hojaldres de solomillo y queso de cabra

El queso es uno de los ingredientes más interesantes para todo tipo de recetas, saladas y dulces. Y es que su sabor combina perfectamente con todo tipo de alimentos, además es muy nutritivo y rico en calcio. En este post os dejamos una receta rápida con rulo de queso de cabra, ideal para cenas en familia o con amigos ¿te animas a probar los hojaldres con solomillo y queso de cabra?

En primer lugar deberás contar con estos ingredientes para 2 personas:

  • 1 solomillo de cerdo.
  • 1 rulo de queso de cabra.
  • 1 lámina de hojaldre.
  • mermelada de tomate.
  • 1 huevo.
  • Sal y pimienta.

 

Los ingredientes son muy sencillos, ¿verdad? Pues la elaboración mucho más 😉 Vamos con los pasos para cocinar estos hojaldres de solomillo con queso de cabra.

Paso 1: Lavar el solomillo y quitar las partes grasas (las zonas blancas), posteriormente salpimentar el solomillo y cortarlo en dados.

Paso 2: Calentar una sartén con un poco de aceite y dorar los dados de solomillo. Lo ideal es dorarlo a fuego fuerte durante un par de minutos. No debemos freir el solomillo, solo marcarlo para que en el horno no puerda los jugos.

Paso 3: Precalentar el horno a 190ºC mientras reservamos el solomillo y preparamos el hojaldre.

Paso 4: Extender la lámina de hojaldre. Con una cuchara colocamos en el centro la mermelada de tomate y la extendemos por la zona central del hojaldre. Luego deberemos colocar los dados de solomillo encima de la mermelada de tomate, intenta que quede bien repartido.

Paso 5: Cortar en rodajas el rulo de queso de cabra y colócalo sobre el solomillo. El contraste entre el dulce de la mermelada y el queso de cabra es una delicia.

Paso 6: Cerrar el solomillo por todas las partes, cubriendo por completo el interior y sellar bien los bordes con las manos. Por último pintar el solomillo con un huevo para que quede más crujiente y brillante.

En el último paso se introduce el solomillo en el horno a 190ºC durante unos 30-40 minutos hasta que veamos que está dorado y crujiente.

¡Y listo para degustar! Como véis es una receta fácil y muy rápida, esperemos que os animéis a hacerla en casa 😉